martes, 3 de diciembre de 2013

Amor Eterno





Era difícil resistirse a sus encantos, más difícil era llevarla la contraria o manifestar un desacuerdo. A veces era un auténtico reto. Una tarde decidió que debíamos ir al cine a ver una de esas películas románticas que tanto la gustaban. Normalmente solo veíamos películas de este corte pero esta vez me negué, discutimos y ella se marchó. Entendí que era una cosa pasajera. Ese día me sobrevino un considerable dolor de cabeza acompañado de mareos que me impidieron caminar y salir de casa. Veinticuatro horas más tarde me recuperé y nos reconciliamos. 

Pasó un mes antes de negarme a ir a casa de sus familiares para celebrar un cumpleaños. Me aburren las reuniones familiares. Ella argumentó razones que a mí se me antojaban peregrinas, hasta que salieron a relucir reproches que venían del pasado. Me marché no tenía sentido otra discusión. Esa tarde tuve un violento dolor en el estómago. Medité sobre lo ocurrido. El dolor y la soledad pueden ser un bálsamo para reconocer errores propios o ajenos.

Unos días después volvimos a reafirmar nuestra relación. Le confesé lo que me había pasado, a lo que ella me contestó que debía haberla llamado, que no tenía sentido mantener el enfado más tiempo del necesario. Como si hubiera un tiempo necesario para cada enfado.

Pero lo cierto es que la rutina comenzaba a apoderarse de nuestras vidas y pensé seriamente en dejar nuestra relación. No era un capricho momentáneo es solo que esta vez la tentación de dejarlo era más fuerte. Pensaba que carecía de sentido seguir juntos y que no era necesario continuar. La decisión estaba tomada. Así que un Sábado por la tarde le conté lo que me rondaba por la cabeza, procuré ser lo más honesto posible. La escena fue menos dolorosa de lo que había imaginado, ella se lo tomó con cierta resignación. Nos despedimos. Realmente no había muchas cosas que nos unieran. 

Tres días después me desperté en la cama de un hospital. Me dijeron que había tenido un ataque y que llevaba un tiempo en observación, que había estado cerca de irme al otro barrio. Me hicieron todo tipo de análisis pero los resultados no evidenciaron anomalía que pudiera considerarse causa de este quebranto. Una tarde ella vino para interesarse por mi estado y también vino para que reconsiderase mi actitud, para que intentara comprender que todo había sido un arrebato pasajero y que debíamos reanudar nuestra relación. También me juró amor eterno.


25 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Conozco a una pareja amiga a los que les ocurrió algo muy similar. Ella lo había dejado por otro. El no logró superar aquello. Un día ella tuvo un accidente de coche en el que se quedó casi medio parapléjica. Necesitaría mucha rehabilitación y tenía una parte de la cara medio quemada.
Y allí estaba él, como un pasmarote, cabizbajo, jurándole también amor eterno, y hasta el día de hoy.
Curiosas estas cosas del querer.
Otras, las más, no son ni tan bonitas, ni de película, y mejor no esperar nada, y seguir haciendo camino.

Un beso, Jaal.

silvo dijo...

Me suenan esos problemas pero parece que hay que regresar y sufrir lo menos, saludos

clarodecir dijo...

Quizás era que estaban hechos el uno para el otro. Esa relación sadomasoquista y que ella echaba de menos.
Y es que para la situaciones chungas siempre se necesita un cooperador necesario.

Un beso.

Francisco Espada dijo...

La eternidad es la más bella promesa de amor, aunque con demasiada frecuencia...

Rafa Hernández dijo...

Bueno como dice la canción "Eso son cosas del querer". Aunque algunos son tan estúpidos, que aunque les destrocen el corazón quien les ama, siguen amando.

Un abrazo jaal.

TORO SALVAJE dijo...

Vudú.

Vudú rabioso.

Está perdido.

Saludos.

Andrés de Andrés dijo...

Te has liado con una meiga, que como bien sabes, haberlas haylas.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Es tremendo lo que le ocurre al personaje. Para echarse a temblar: con la salud hipotecada por culpa de la tipa.
En fin, hay amores que matan y, si no matan, agachan.
Un abrazo.

Mirella S. dijo...

Coincido con el Toro, cuando es así hay que llamarlo a Rafa para que haga algún exorcismo...
Eso que sienten ya no tiene nada que ver con el amor.
Muy bien relatado, Jaal.
Un abrazo.

Uno dijo...

Ese amor eterno que juró no fué una declaración de amor, fué una declaración de intenciones. Dios nos libre de los amores inquebrantables.
Un saludo

Nieves dijo...

Pues a mi esta relación me daría miedo, miedo de verdad... porque no se yo lo que pasaría si después de pensarlo decidiera dejarla...

Que horror!!!

Buena historia Jaal, Besos!!!

Bee Borjas dijo...

Excelente. Jaal!!! Con un texto muy bien hilvanado. fuiste generando una atmósfera bien oscura. Porque lo que parece solamente una "abuso" de poder, esconde algo bien tenebroso y MORTAL. Me ha encantado!!! Un beso y felicitaciones!!! ;-)

taty dijo...

El relato es corto y la narrativa concisa, un placer leer :)

Cuando vi lo del final de la relación, estaba segura de que el personaje nos estaba hablando desde el más allá.

Ahora resulta que está obligado al amor eterno del más acá.

Me pregunto qué es peor!

Un abrazo.

Arturo dijo...

Jaal:
Faltó describir donde dejó apoyada la escoba cuando lo visita en el hospital.
Muy bueno, pobre tipo.
Un gran abrazo.

Patzy dijo...

Pues no coincido, creo, con la mayoría de los comentarios. Pienso que mantener una relación extensa en el tiempo, es un poco esto que has narrado...Es iluso creer, a estas alturas, que "la pasión" del amor es sólo atracción y sexo desenfrenado. Es como reconocer que uno es Dorian Gray, y que el cuerpo te da para todo. Convivir, no coincidir y volver a coincidir, ceder, resistirse, también tienen un gran encanto. Uno cree que es demasiado "soso" pero, sin embargo, cuando no lo tienes, cuando te encuentras queriendo conseguir una relación más "juvenil" o con más salero, comprendes que ese es ya un vínculo demasiado "vacío" para ti, que quieres otras cosas... como alguien que te jure amor eterno, a pesar de ti y a pesar del tiempo. Abrazo, Jaal!

Aristos Veyrud dijo...

El chico tiene claro que hacer cuando decida pasarse al otro barrio. Ja ja ja
Abrazos!!!

ñOCO Le bOLO dijo...


Pues bien... hermoso mecanismo para aliviar tensiones y conseguir una inestable relación estable.
Me ha gustado. Probaré a ver que tal me va.

· saludos Alga

· CR · & · LMA ·


Nele dijo...

cómo se relacionan los dolores/problemas físicos con los problemas/dolores emocionales. es increíble.
me gusta como escribís, te sigo desde ya :)

El collar de Hampstead dijo...

Hay amores que matan...

Me ha gustado la historia!

Un beso,Carmen

Innombrable dijo...

de ese tipo de amores que pueden ser hasta toxicos.
muy buen relato Jaal y desde ahora te sigo.
carlos

sabores compartidos dijo...

El amor es capaz de sacar lo mejor y lo peor de cada uno. Lo malo es que no se puede pasar sin él.
un abrazo

CKCProject dijo...

Síndrome de Estocolmo con síntomas psicosomáticos. ¡Qué agobio de relación! Pero ella tenía ganas de quererle...

¿Buena forma? jajaja si escribo ahora lo que sé, el negro no es suficientemente oscuro.

Petons

Marina Morell dijo...

A veces estos sucesos pueden hacer ver las cosas de otro modo. A veces sólo nos falta el amor sin saberlo.

Un abrazo muy grande :)

Teresa Palmer dijo...

Hay relaciones tóxicas, o simplemente enrutinadas...

Dejé de creer en el amor eterno hace unos años...por desgracia

Besos

Melvin dijo...

Los pactos de sangre, esos que nos unen a otro ser a pesar de que el instinto desee huir... Sólo traen desconexión con uno mismo y ganas de escaparse para siempre del vínculo.... A pesar de que la mayor parte del tiempo... Nos resignamos y preferimos creer... Genial texto. Besotes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...