lunes, 25 de marzo de 2013

Una desaparición





Me senté en el ordenador, intenté entrar en la cuenta de mi usuario de google, pero no logré acordarme de la contraseña. Llamé a mi hermana que se encontraba en la habitación de al lado. Le pregunté si la sabía, si alguna vez se la había dicho, si podía acordarse. Me dijo que no y además me dijo que me tranquilizara, que fuera a la cocina que me tomara un vaso de leche. Que procurara pensar en otra cosa. Qué fácil era decirlo!!. Me tomé el vaso de leche con un par de galletas, fui al comedor encendí la tele vi un par de noticias y regresé a mi habitación. Con la mente en blanco volví a intentarlo. Nada.

Progresivamente me iba dando cuenta de la gravedad de la situación, al no poder acceder a mi cuenta dejé de poder acceder al correo, al blog, pero también a la cuenta del banco que tenía asociada, a todos los contactos, a sus números de teléfono a los emails. Intenté ponerme en contacto con mi novia, pero tenía que identificarme de alguna manera. Me cree un nueva cuenta de correo, con otro usuario también en google y me puse en modo chat, afortunadamente estaba conectada. Cuando mi novia vio que un usuario desconocido intentaba entablar una conversación con ella, me bloqueó. Y lo mismo me pasó con Juan y con Elena y con todos los amigos de la facultad. De repente me había convertido en un sujeto invisible y sospechoso para los demás. Hasta mandé un correo a mi hermana que se encontraba en la habitación de al lado, que también descartó, aún sabiendo que había olvidado la contraseña. La llamé pero no contestó. Fui hasta su habitación y me acerqué a su silla, tecleaba algo. Pareció no enterarse de mi presencia Seguí hablando, le hablé más alto, pero ella me ignoró, desconectó el ordenador, se levantó de la silla,   pasó junto a mí, apagó la luz y se marchó cerrando la puerta.


38 comentarios:

Lichazul dijo...

muy actual relato, algo que suele pasar con frecuencia en estos tiempos,claro que no al punto de desvanecerse literalmente jejeje


afortunadamente aún existe el lápiz y el papel o las visitas en vivo así que al menos podemos seguir existiendo en la realidad concreta ... la virtual pende de un clik

abrazos y feliz semana

Jen Salvadó dijo...

Qué tremendo! Perder la identidad, que nos apaguen la luz y nos olviden, ese es nuestro pánico, morir solos todavía no nos convence.

Un abrazo

emejota dijo...

Es una entrada con tanta enjundia que me pasaría horas escribiendo este comentario, como ello no es posible soltaré una vulgaridad pero con toda la intención subyacente: Hay que asumir en algún momento de la vida, cuanto más tarde suele ser mejor, dicen, que "No somos nadie", y lo curioso es que luchamos denodadamente desde nuestro nacimiento, se nos inculca, que DEBEMOS ser alguien. Ahhh sobre qué inmensa contradicción está montada la vida. Bsss.

silvo dijo...

Muy bien expresado no eres nadie aún siendo tú, saludos

Joaquinitopez dijo...

Estremecedor y muy bien llevado.
Un abrazo

El Bueno de Cuttlas dijo...

Para algunos el papel y el lápiz son armas de destrucción masiva. Conviene guardarlos por si acaso en el bolsillo del abrigo o en un cajón del escritorio. Solo por si acaso, pero para que no nos señalen con el dedo.

Muy buena entrada, un saludo :-)

Noelplebeyo dijo...

si. Algunos ya nos hemos convertido en nick y sólo vemos contraseñas en los dedos

Patzy dijo...

Genial! Me pusiste tan nerviosa que me hice un archivo especial con mis nick´s y contraseñas, por las dudas. Un relato dinámico y actual. Bravo. Abrazooo Jaaal.

genessis dijo...

Pareciera que somos más que alguien cuando estamos conectados, y cuando no estamos, somos unos perfectos ausentes. La tecnología se ha hecho una extensión de nuestro ser...

Me gustó mucho, lo has contado muy bien.
Abrazos de lunes y
buena semana.

Mirella S. dijo...

Jaal, cuando me fui internando en el relato, tuve la sención de que me metía en un clima kafkiano, llevado a la actualidad.
Así estamos, siempre conectados, formamos redes, todo parece que se puede solucionar virtualmente. La consecuencia es que hasta nosotros empezamos a ser virtuales.
Muy, muy bueno.

(Una pequeña sugerencia: ese "desaparecí" creo que no hay que aclararlo, ya está implícito en todo lo que vas contando.)

la quiltra dijo...

la dependencia de los enchufes... somos en la medida en que estamos enchufados al correo, facebook, twitter, blogs... si no tienes no existes!

LOS OJOS DE LA NIEBLA dijo...

Un drama, y si me muero....no os enteráis!!
Buena entrada,Jaal.
Cick :)

Uno dijo...

Genial. Da miedito.
Un saludo

Rafa Hernández dijo...

Muy bueno el relato,y esto es lo que nos está pasando con las altas tecnologías y el estar tan enganchado al tema. Cada vez nos estamos idiotizando más. Yo como soy algo troncho tengo apuntado el correo en un papel, porque no es la primera vez que se me olvida.

Un abrazo.

Amando García Nuño dijo...

Si lo piensas bien, al fin eres libre... Eficaz relato entre la ironía y el pavor, entre el humor y la angustia.
Firmado: Otro desaparecido

Marieta dijo...

jajaja... llegaremos a eso... tiempo al tiempo!!!!

Francisco Espada dijo...

Me suena a algo vivido. Cuando pierdes la identidad, ni eres nada, ni nadie, hasta el punto que nadie te reconoce y te dan por desaparecido.

Un abrazo, Jaal.

Verónica dijo...

¡Qué disgusto! por suerte es un relato.
Besos

Nieves dijo...

Vamos que sin cuenta google no eres nadie en este mundo, que horror!!!

Una pesadilla, pero vamos espero no olvidar nunca la mía jajajjaajaja

Un besote :)

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,jaal!!

Muchisimas gracias por tu cariño y amabilidad conmigo.Muchos besitos,jaal.

Lengua de Gato dijo...

jajaja el otro dia lei un tweet q me dio mucha risa, decia: "sali a la calle, y pueden creerlo? la gente anda asi nomas, sin arrobas ni nada"

Lengua de Gato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LA ZARZAMORA dijo...

En el fondo creo que a la larga hasta será una liberación para tu personaje aunque aún no lo sepa.
Por fin liberado de todas estas redes...

Besos, Jaal.

Celeste dijo...

Muy bueno! Pareciera que hoy en día todo se redujera a eso, si no estás en internet, no existís para el resto del mundo.

Triste.

Victor Aranda dijo...

Un ritmo creciente que abruma. Conforme iba leyendo me envolvía en un ambiente que disuelve la identidad. Relatas una situación que cada vez se va pareciendo más a la realidad.
Un abrazo

mpmoreno dijo...

Si no estás en internet no eres nadie, pero si estás, prepárate: nicks, contraseñas,... porque si valiera una para todo, pero no; las normas de seguridad te dicen que no. Que me voy a dar un paseo a ver si me encuentro con amigos y charlamos algo en vivo y en directo.
Un abrazo.

María Eva Ruiz dijo...

Una situación real llevada al extremis, me gusta la rapidez que le imprimes al relato.

Un abrazo grande,
Eva.

Sergio DS dijo...

¿Realmente existió alguna vez?

Muy bueno.

Eva Letzy dijo...

Jajaja, excelente!!
Qué de sensaciones me produjo mientras lo leía, porque te ves venir lo que le va a pasar.
Me encanta la tecnología y la era que estamos viviendo, pero a veces dudo si no es demasiado. Para el protagonista de tu relato se ve que lo fue.
Saludos

José Núñez de Cela dijo...

Desaparecemos de nosotros mismos. Llegará un momento que no nos aceptemos ni como amigos en FB. Ya no seremos nada.

Muy buen relato y, aunque trate de no parecerlo, REAL.

Enhorabuena por tu blog!

Saludos

Lolo Chus dijo...

Muy entretenido, Jaal, pero si fuera cierto...

Aristos Veyrud dijo...

Drama que enfrenta a un profundo cuestionamiento sobre las bases de nuestro ser. Supeditar nuestra esencia a la red, a la interfaz de la comunicación como unidad identitaria gravitando en un "gen" clave es haber sido absorbido en su totalidad por la araña universal del idealismo.
Ironía que sacude y advierte sobre la forma más sutil y más efectiva de llegar a ser esclavos desde el espíritu.
Abrazos Jaal

Nela dijo...

Dios mio leyendote, acabo de encerrar mi contaseña de Google, en una caja fuerte del banco....... ahhhhhhh me he dejado dentro la contraseña de la caja y ahora qué?
Me encantó tu relato, menos más que yo soy más simple que el mecanismo de un chupete y no corro esos riegos.
Un beso
Nela

tikkun dijo...

Genial pero ciertisimo tu relato, cuanto dependemos de la tecnología hoy en día, me encanto el ritmo de tu relato y la frescura de tu sencillez, un abrazo.

la MaLquEridA dijo...

¡Que horror! Se me pusieron los pelos de punta tan sólo imaginar que uno deje de existir en el mundo virtual que del real es menos difícil hacer eso.

Cartoncita Rosa dijo...

Eso me ha provocado angustia, aunque también me ha divertido por como lo escribes. A veces sentimos que el mundo se acaba cuando perdemos el acceso a la red social que nos conecta con la mayoría de las personas o muchas de las que concemos.

A veces Eau, a veces Euria, parfois Idoia dijo...

Me encantó... la comunicación actual ya no es lo que era antes. Te sigo también.
Feliz semana.
Un abrazo

Maria Jesus dijo...

Ingenioso relato, divertido y angustioso a la vez.
Me gustó el ritmo que le imprimiste al relato.
Un saludo!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...