jueves, 7 de marzo de 2013

El rey en su fractura




El rey siempre tuvo buena conciencia, estaba convencido de que su comportamiento era correcto y de que siempre lo había sido, pero algo en su cuerpo hacía que las cosas fueran de otra manera. De joven le gustaba hacer deporte. A veces prefería hacer ejercicio en lugar de cumplir con sus obligaciones como rey. Pero algo en su interior no estuvo de acuerdo y le castigó con un brazo roto y una operación de pelvis.

Más adelante y pese a que estaba casado o precisamente por eso, no tuvo mayor inconveniente en echar una o varias canas al aire e incluso mantener amantes con quienes olvidar a la reina. Olvido momentáneo por supuesto. Su cerebro le decía que su comportamiento era el adecuado pero su cuerpo, verdadero eje moral, le respondió con una brida fibrótica que presionaba el uréter y con una rotura de meseta tibial externa de rodilla.

Por algún motivo parece que el cuerpo deseaba hacer pagar esos pequeños desajustes que se producen en todo reinado o en todo gobierno. Ligeras correcciones. Era aficionado a la caza y en cierta ocasión su cuerpo, que no su cerebro, intuyó el sufrimiento infringido a un pobre animal al que disparó en parte dolorosa más que letal. La consecuencia de este error fue una fisura severa en su muñeca derecha. Con la que disparaba. Debía haber sido castigo suficiente.

Pero no corrigió, no hubo propósito de enmienda suficiente. Mostró un completa indiferencia ante casos de corrupción en el gobierno y eventuales blanqueos de capital. Pero lo consideraba adecuado, porque sabía que la política es el arte de sumar peras con manzanas. Su mente era cristalina. Pero el cuerpo le respondió con eliminación de nódulo en pulmón derecho y artroplastia en rodilla izquierda. Son estas cosas que se producen cuando no hay sincronización mente-cuerpo. 

Últimamente anda  enredado en movidas personales. Es normal que un monarca deba ocultar los ligeros errores de hijos, hermanos, yernos,  casi forma parte de las obligaciones de un rey. Pero su conciencia corpórea le señala una fractura de cadera y el correspondiente implante de prótesis. El cuerpo considera que la conciencia monárquica debe regirse por una máxima exigencia.

27 comentarios:

silvo dijo...

No es capaz de dejar de hacer deporte jaja, saludos

Joaquinitopez dijo...

Sutil pero muy agudo análisis. Y es lo que yo digo, el deporte nunca ha sido sano.

Lichazul dijo...

pues desde siempre han existido líos en las casas reales, esto de la parentela siempre ha sido común , tan común como que se traspasa en el proletariado y tenemos atados entre los de medio pelo jejeje
pues no hay quien se salve , es parte del devenir humano

abrazos

emejota dijo...

Me ha gustado mucho este análisis tan inteligente y bienintencionado. Bss.

Andrés de Andrés dijo...

Me suena de algo lo que relatas. Como si hubiera pasado alguna vez en la antiguedad, porque hablamos de algo muy antiguo, ¿no?.

Nieves dijo...

Ese Rey antes de ser Rey es persona, ya no son tiempos de monarquías, los plebellos tienen poder para hacer y deshacer.
Que tenga lios de amoríos al pueblo le da igual, lo que creo que lo que nos molestas es que tengan una vidorra gracias a "nuestro" bolsillos.

Este Rey cometió el error de su vida, irse con la amente a matar elefantes, desde entonces fue un antes y un después. El miedo a desaparecido como arte de magia, de una forma asombrosa.

Atrás quedaron los tiempo de gloria monárquica...

Yo lo era, lo era... lo era...


Pero eso no quita que me alegra de que le opere el mejor médico, sin lita de espera y que todo salga bien.

Bueno, dejo ya de escribir que ha este paso hago otra entada.

Un besote jaal :)

Amando García Nuño dijo...

Entonces, ese lumbago que me acosa ¿es mi conciencia corpórea pasando factura por mi proverbial vida disipada de levantarme a currar a las 6,30?
Menos mal. Un abrazo.

Rafa Hernández dijo...

Pues menos mal que ha sido un deportista nato, sino estaba ya para vestir santos. Joder mira de que le ha servido tanto deporte,si está más estropeado que un metro de esos plegables y antiguos de los albañiles. Ahora a pesar de los achaques se ve que el soldado aún le baila, con su fiel amiga y demás. Joder y hasta de más joven tenía cara de niño bueno. Lo mismo este año como ahora le han dejado la giba derecha hasta nos corre los sanfermines.

Un abrazo jaal.

Aristos Veyrud dijo...

¿Esas fracturas serán premonitorias o síntomas, de que la realeza y monarquía se quiebra?
Abrazos Jaal!!!

Francisco Espada dijo...

Posiblemente nada tenga que ver con su Rh, sino más bien con la sangre azul. Y como dijo Jesús: "El que tenga oídos para oír, que oiga."

Un abrazo

Noelplebeyo dijo...

debería retirarse

y llevarse a lo que representa, de paso

Neogéminis dijo...

Me suena que el relato no es producto sólo de la imaginación...jejeje. Hay un trasfondo mucho más real detrás de lo que aparentaría ser un cuento!

=)

Mirella S. dijo...

Todo parecido con la realidad es pura coincidencia... jajaja!!!!
Muy bueno.
Abrazo Jaal.

Jen Salvadó dijo...

Hasta que llegue el día, el gran día, en el que la monarquía no sirva y hagamos como los franceses.

Ay, a veces creo que me equivoqué de país y de época, me hubiese gustado ser el verdugo de Maria Antonieta.

Un abrazo Jaal, este texto es sublime

LOS OJOS DE LA NIEBLA dijo...

Irónico o totalmente directo :)
Buen texto!!
Un beso

Uno dijo...

Lo que tu dices del cuerpo y la conciencia monárquica o un budú. Y no quiero señalar a su real esposa ni a nadie.

Un saludo

TORO SALVAJE dijo...

Que familia!!!

De opereta.

Saludos.

Marta C. dijo...

Jaal, he pasado a leerte. Voy muy retrasada en mis visitas a los blogs amigos y estoy intentando ponerme al día. Siento no poder dejarte un comentario más completo. Los republicanos no le deseamos tantas fracturas al rey, solo queremos q se vaya. Un beso.

Carlos de la Parra dijo...

Me da la impresión de que a él le afecta más lo psíquico. Como que resiente el bajón de imagen que se ganó a través de los años.
Ahora es el turno de la gente de quitarse la mentalidad de abeja que exige contar con reyes y reinas.
La nueva sociedad no ha llegado siquiera al pre diseño.

sabores compartidos dijo...

Un buen analisis que has hecho del sr monarca y los pagos a cambio de su dejzdez total de mandato como rey.
Que será lo que le acontencerá ahora con los lios de su familia? erjejje
abrazos

Asun dijo...

HOla te he visto en esta noche te cuento y me he acercado a tu blog.
Y no me arrepiento, ya que me ha gustado mucho tu interesante exposición acerca de nuestro monarca y sus fracturas, tanto morales como físicas.
En lo que no estoy tan de acuerdo es en que sea parte del deber de un rey ocultar las debilidades de su familia, cuando estas son tan manifiestamente ilegales...
Pero te felicito por tan original entrada.
Saludos

Asun dijo...

Por cierto veo en tu perfil que eres de la Elipa, yo soy de Madrid y trabajé allí casi 10 años.
Saludos paisano.

genessis dijo...

Muy elegante para describir lo desastrozo...

Crei que era un cuento real, y vi que era màs que real...
Abrazos.

m.p.moreno dijo...

A este paso lo dejan como un Frankenstein.
Gracias por pasarte por mi blog.
Cariñoso abrazo.

Guille Silva dijo...

Cuando se habla de un rey me suena a una historia de siglos pasados. Cualquier mención de un rey en la actualidad me parece ridícula.
Tu entrada es más que elocuente.

Saludos, un gusto leerte.

pluvisca dijo...

El rey...ha vivido como si le fuera permitida cualquier cosa ( siempre que no se enterasen)

Amigas, amantes, cacerias negocios oscuros...todo vale...pero como tu bien dices en tu genial reapso, el cuerpo pasa factura...

Besos

gosen dijo...

El cuerpo nos pasa factura a todos, y la muerte de cobrarla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...