lunes, 21 de enero de 2013

Colirio



Durante toda mi vida he creído que era una persona normal y corriente. Fui a colegios normales, empecé a trabajar en sitios normales, estuve en el paro, eso también es normal, mi casa es normal, los amigos lo mismo. Mis costumbres siguen la lógica del tedio y el borreguil. Hubo un momento en que me preocupó saber que era uno más en la manada. Pasado el tiempo me dio igual. Sin embargo hubo un encuentro que me sacó de mi propia mediocridad. Estaba un día comiendo con una compañera que me confesó sus costumbres matinales tan normales como las mías. Entre otras me confesó que desayunaba un tazón de café con leche y una tostada. Yo, queriendo corresponder a su testimonio, le dije que mi desayuno era zumo y una gota de colirio en el ojo derecho. 

- ¿Pero cómo?

Desde que recuerdo, siempre me he sentado en la mesa de la cocina y he puesto el tazón de leche a la derecha y el frasco de colirio a la izquierda. Después de apurar el vaso de leche, paso a la gota.

Y luego la compañera me explicó que nadie desayuna  leche y colirio. Eso me dio una cierta distancia sobre mis semejantes y un cambio de perspectiva. Desde ese día no diré que me considero una oveja descarriada, pero sí un poco fuera del rebaño,  me subió la moral y comencé a verme como alguien diferente. Ahora me echo una gota en cada ojo. Veo mejor.

25 comentarios:

silvo dijo...

El colirio como fuente de identidad, no está mal no, saludos!

Patzy dijo...

Jaja!!! Excelente relato! Eres genial! Adoro está facilidad de palabras, ya ves, sólo con eso ya eras diferente, casi te diría que empezaste a torturar al otro ojo sin necesidad, pero es una alegría que ahora veas bien! Abrazooo, Jaal!

Nieves dijo...

Todos somos especiales, incluso los que están en la manada y pasan desapercibidos por muchos, son reconocidos por sus iguales..
Se puede decir que este chico es especial, y lo mejor es que se siente especial y distinto..
Me ha encantado el relato!!!

Un abrazo :)

Jen Salvadó dijo...

¡Qué outsider! Pero es lo mejor para tener la mirada limpia y clara que demuestras.

Un abrazo

Rafa Hernández dijo...

Cada uno es especial a su forma, y siempre nos sorprendemos de las costumbres de los demás. "Pues mira ya somos dos". Yo desayuno con leche y tostadas, pero el colirio y la aspirina no me falta en el acompañamiento. El colirio porque padezco hace años de ojo seco, y la aspirina porque me duele la cabeza con cojones.

Un abrazo.

Juan Ignacio dijo...

Vaya amigas raras que tienes.

Un abrazo.

Manuel dijo...

Incluso en el rebaño, todos somos diferentes, el problema es descubrirlo.
Un buen relato Jaal.
Un saludo.

Aristos Veyrud dijo...

Quien vive y disfruta sus diferencias conquistadas, por necesidad ve diferente a los estándares impuestos.
Abrazos!!!

Uno dijo...

Muy aleccionador. Yo desde luego creo que hay que buscar la diferencia. Sube el ego. ¿Por qué si no iba uno a viajar a Winnipeg o Christchurch?

Un abrazo

Alma dijo...

Muchas gracias por tus comentarios, te animo a que sigas leyendo mis entradas, como haces; y a que sigas comentando lo que te parecen! :) Un fuerte abrazo! Y cabe decir que es cierto, esta entrada se asemeja mucho a la que hice yo hace algún tiempo, este tipo de coincidencias hace que la gente vea el lado bueno de las cosas, a veces es bueno saber que hay quien piensa lo mismo, aunque sea como echarte una gota de colirio desués del zumo ;)

Seguiré por aquí! un abrazo!

El Bueno de Cuttlas dijo...

Yo el colirio lo tengo asociado a mi alergia primaveral, los antihistamínicos y a todo un mundo de picor, congestión nasal y conjuntivitis. A veces pienso qué hubiese sido de mi en la Prehistoria: no podría ser cazador por mi miopía y la recogida de bayas la tendría prohibida por la alergia. Creo que tendría que dedicarme a ser el líder espiritual de la tribu, el hechicero o chamán. ¡Vaya porvenir!

Saludos

Verónica dijo...

Se dice, qué no habemos dos personas iguales. Y por mucho que lo parezca, seguro que habrá diferencias.
Somos únicos, e irrepetibles.
Besos

Celeste dijo...

Nos aterra ser uno más.

pluvisca dijo...

Jajajjajaj, pues mira, ya somos dos singuares porque yo me tomo los kellows con gazpacho...palabrita del niño jesús...

Besos

Camelia dijo...

Paso a saludar y leerte amigo, gracias por tu visita. Feliz semana..

Mirella S. dijo...

Tu sutil ironía, que emerge como quien no quiere la cosa, me parece un logro muy especial en tu estilo de escribir.
Pero este señor, para ser distinto, debía mantener el hábito de la gota en un solo ojo. Todos nos ponemos una gota en cada uno... jajaja!!!!
Un beso lacrimoso, porque hace dos horas que estoy en la pc y me tuve que poner unas lágrimas...

Mairló (la chica que comía margaritas) dijo...

Jajajaja genial!!!, colirio matinal...¿cómo no se me ha ocurrido?, debe ser además multivitamínico.. ;D

Yo debería ponerme cinco gotas diarias directamente en el lacrimal del cerebro, y es que la mayoría de veces concibo el mundo de forma muy borrosa! :))

Besotes

Francisco Espada dijo...

¡Qué importante es tener conciencia de ver mejor! No me refiero a la vista, sino a ese otro sentido, menos común, que es tener sentido común para apreciar todo lo que nos acontece.
Saludos

Marieta dijo...

...me has encantado... la normalidad para ti... no es la normalidad para mi... ahi esta la magia... pero todavia no conozco a nadie normal normal... pero lo que se dice normal!!! un beso...o mejor dos. Encantada de conocerte!!!

Neogéminis dijo...

jeje muy bueno. Uno siempre considera lo propio como "normal" y en consecuencia ni se molesta en observar el detalle con la perspectiva de los otros.
Muchas gracias por tu visita.
También me sumo a tu blog, si me lo permites.
Saludos desde el sur.

Amando García Nuño dijo...

Vaya, hay colirio en oferta en Carrefour. Lo digo porque yo lo desayuno también.
Para que no te sientas tan especial.
Buena pinta, tu blog. Me quedo.

emejota dijo...

Jajj, es bueno mejorar la vista. Me gusta tu estilo y me quedo. Bs.

Stefania A. dijo...

Jajaja!! muy bueno,tarde o temprano nos damos cuenta de nuestras peculiaridades, y vemos que si que somos diferentes...(aunque sea un poquito)

Un saludo Jaal!

Nere. dijo...

Siempre, pero siempre, hay algo que aveces a la larga o aveces por corto trecho nos identifica y a su vez, nos distingue del resto. Dicen que, por mal o por bien, no hay dos seres iguales.

Yo también me quedo por acá, así que puedo decir que nos leemos pronto. ¡Besos!

Sergio DS dijo...

La diferencia es que yo desayuno té, luego va el colirio, una gota en cada ojo.

Ya somos más.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...