viernes, 18 de enero de 2013

La pesadilla de Imre Kertész



La familia vivía en una casita de campo. El padre,  Ermi, decidió dar un paseo después de comer. Su mujer y sus dos hijos se quedaron viendo la película que ponían en la televisión a las cuatro de la tarde. Normalmente se echaba la siesta, pero esa tarde había decidido pasear. Algo le rondaba la cabeza pero no sabía qué era. Con ese grado de intranquilidad suficiente salió. Tomó un camino que comenzaba muy cerca de la casa y que bordeaba la montaña hasta subir a peña Cámula. Desde allí podía ver el pueblo que se encontraba en su estribación. Era algo más de una hora de paseo a buen ritmo. Le hacía bien hacer algo de ejercicio.

Al poco de comenzar a caminar le rebasaron varios camiones del ejército. Supuso que estarían de maniobras. Nunca había visto soldados por el lugar. Mientras ascendía  vio carros blindados circulando por la carretera general. La sensación era inesperada de barullo y confusión.

Un poco más arriba en la montaña pudo comprobar que grupos de soldados entraban en las casas del pueblo y sacaban a sus ocupantes a empujones. Conocía a todos, era sus vecinos, podía decir sus nombres y apellidos. No entendía lo que estaba ocurriendo. Pensó que podría ser el rodaje de alguna película o una broma o algo que no alcanzaba a imaginar.

Sobre el suelo del camino le llamó la atención la hoja arrugada de un periódico que llevado por el viento rodaba montaña abajo y que por la inercia del aire se quedó sujeta en sus botas. La cogió, sorprendido se dio cuenta de que era la misma hoja que había estado leyendo antes de salir. Era una entrevista con Imre Kertesz donde un párrafo le había llamado la atención. Lo volvió a leer como buscando una explicación a lo que sucedía,  decía:

“una crisis así dio pie a la llegada de Hitler al poder. Por tanto, deberían sonar todas las alarmas. Pero no suenan. Lo cual quiere decir que el Holocausto no está presente en la conciencia de los políticos europeos”. 

En ese momento vió una patrulla de soldados que iban en dirección a su casa y una sensación de terror se apoderó de Ermi. Bajó corriendo el camino tan rápido como pudo, hasta que una mala pisada hizo trastabillarle. En el momento de dar de bruces contra el suelo … una cabezada y la misma sensación de terror le hizo despertar de la siesta en el sillón de su casa. Al lado, sobre una silla, se encontraba el periódico que tan nítidamente acababa de ver en la montaña. Su mujer y sus hijos estaban viendo la película de la tarde ignorantes a todo lo que estaba a punto de ocurrir. 



21 comentarios:

silvo dijo...

No es extraño que asedien pesadillas como esa y espero lleven a reflexión,saludos

Rafa Hernández dijo...

Gran relato e inquietante, y desde luego un toque de atención de lo que quizás en un futuro podría darse en Europa, "ojalá y Dios quiera que no pase" pero así han empezado todas las guerras y revoluciones, cuando ya ha habido necesidad y se ha pasado hambre; cosa que ya está ocurriendo. Las malas gestiones políticas nos han llevado a ello, y esperemos que los políticos nos saquen. Yo ya llevo mucho tiempo diciendo que a esto le veo mala solución. Cuando los militares salen a la calle "asunto feo". O cuando ya la gente se tira a ella, quizás peor todavía. Como dijo Anguita; "Los españoles, aguantamos muchos, pero como un día la gente se harte de verdad, ya veremos quien nos para. Pero que un día se lié cualquier cacao por culpa de malos gobernantes y de los políticos ladrones que han robado lo que no hay en los escritos, y sólo hacen que favorecer al capitalismo la cosa tendría huevos.

Un abrazo jaal.

Marta C. dijo...

Hola, jaal. Aquí estoy como prometido. He leído los dos últimos relatos y me han gustado mucho, tienen algo muy importante: imaginación y sobre todo MUCHA visivilidad. Es importante que el lector pueda ver lo que tú veías cuando lo escribiste y lo consigues perfectamente. Esa descripción del aceite calentándose es genial.

Un detalle personal. No sé qué edad tienes, pero hace 32 años ¡uf!, antes de que me destinaran a Cataluña, de donde soy originaria, empecé mi trabajo como profesora en el Instituto de La Elipa. En aquella época el edificio no estaba construído y compartíamos el del instituto de Moratalaz, ellos por la mañana y nosotros por la tarde/noche. Por eso te digo lo de la edad porque quizás para ti estoy hablando de la prehistoria. Bueno, me ha hecho ilusion contártelo. Yo ya me quedé por aquí, aunque viví en Madrid unos veinte años.
Un abrazo y me quedo, claro.

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,jaal!!

Sera verdad q hay tantas señales alrededor nuestro de q algo gordo va a pasar y no las vemos.

Un relato increíble,me ha tenido expectante hasta el final.Muchísimos besitos,jaal

María Eva Ruiz dijo...

Un relato emocionante e interesante Jaal.
Vivímos un momento difícil para la sociedad no solo española sino mundial. Esta crisis va a explotar cualquier día en algo más gordo de lo que nos creemos y mientas los políticos solapan sus fechorías en vez de trabajar por el pueblo que les ha votado y les ha puesto donde están. Se sienten los dueños y señores del cortijo pero, aún no se han dado cuenta de que el cortijo es de todos los españoles (en nuestro caso) y nos deben, al menos, de cumplir con lo que prometieron...

Un abrazo grande,

Eva.

Jen Salvadó dijo...

Lo que me asusta y, después de leer la entrevista, creo que a Kertész también, son las nuevas formas que tienen los gobiernos de enviar a los tanques. Nuestros soldados son unas deudas que no podremos pagar jamás.

Me has puesto la piel de gallina. Un abrazo

Mirella S. dijo...

Estos temas me asustan y repelen, quizás porque mi padre estuvo en la guerra y, cuando era chica, me acuerdo que había contado en familia, algunas atrocidades del nazismo y del fascismo. Después no habló más del tema y se volvió un hombre taciturno.
Entonces de sólo pensar en la posibilidad de una crisis que entrañe el uso de estos nuevos armamentos, de destrucción masiva y a distancia, me paraliza.
Excelente artículo y también la entrevista a Kertész.
Abrazo

Nieves dijo...

Tu entrada hoy da para pensar, esa frase "una crisis así dio pie a la llegada de Hitler al poder. " me ha puesto la piel de gallina...
Sólo puedo desear que bueno... como el título apunta sea sólo una pesadilla y cuando se despierte todo sea... apacible.

Un abrazo :)

Juan Ignacio dijo...

La Historia se repite, a río revuelto ganancia de pescadores, y éstos no tienen escrúpulos.

Un abrazo.

Juan Ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Donato dijo...

Muy buen relato, me mantuvo en vilo hasta el desenlace final.
Espero que la portada de ése periódico imaginario nunca sea redactada, aunque por el camino que vamos no me extrañaría.
Un saludo, un espacio el tuyo muy interesante.

pluvisca dijo...

Hace tiempo que pienso que algo va a pasar, los signos son los mismos que hace 60 años...ojala me equivoque!!!

buen relato, para reflexionar

Besos

Arturo dijo...

Jaal:
Es sorprendente la fragilidad de la democracia y de la libertad.
De eso, la gente nunca se da cuenta, sino hasta que es demasiado tarde.
Muy interesante relato, apocalíptico.
Un gran abrazo.

Manuel dijo...

Respondiendo a tu amable invitación, he tenido a ocasión de conocer un nuevo blog en el que trabaja un buen currante de las palabras.
Buena suerte en tu trabajo y seguiremos en contacto.
Un saludo

EvaBSanZ dijo...

La crisis suelen tener estas cosas.

Gracias Jaal por tu visita.

entintades dijo...

Mal presagio... no es para menos. El río ya hace demasiado tiempo que suena, pero los que deberían hacer algo están demasiado entretenidos llenándose las sacas de dinero público, así que no oyen nada o mejor no quieren oír nada. Buen relato, triste realidad.Hasta pronto compañero!

genessis dijo...

Atrapante relato.
Da para pensar ...

Abrazos.

Eva Magallanes dijo...

Es la pesadilla que la propia humanidad ha creado desde el momento en que el deseo de poder generó la guerra y todas sus secuelas de violencia, abuso y discriminación. Han pasado siglos y nada parece cambiar.
Un saludo fraterno y mi alegría por tu presencia en La Cala!

Marilyn Recio dijo...

Excelente relato! No despegue los oos del texto hasta el final!


un abraxo!

Aristos Veyrud dijo...

Hay quienes viven el holocausto en este presente hoy mismo, solo hay que darse una vuelta rápida por los países del Medio Oriente que han sido invadidos y los africanos que corren con tan mala decisión de los poderosos, los mismos que hace tiempo tienen un reich en el mismo Banco Central Europeo. No es un presagio ya están aquí con todas sus acciones y consecuencias tal cual como ayer.
Los que han despertado hacia esta pesadilla de la vigilia debemos actuar.
Abrazos!!!

Uno dijo...

Genial. Y muy oportuno. Felicitaciones.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...