miércoles, 31 de octubre de 2012

Looper





Esta película remite a procesos de autorreferencia. Lo que quiere decir que en un momento de la película el proceso se llama a si mismo y puede repetirse un número de veces. Llevado a la trama una persona se encuentra físicamente consigo misma, y ¿Qué hacer entonces?. También se plantea el problema de los viajes en el tiempo y de la imposibilidad de deshacerse de los cadáveres en un futuro, de alguna forma de la imposibilidad de matar. En definitiva que son muchas cosas las que plantea la película para ser resueltos con pocos medios pero con mucha imaginación.

En la película, el protagonista se encuentra consigo mismo pero con treinta años más y el yo joven debe matar al yo viejo. La flecha del tiempo dice que si el joven mata al viejo, el joven sabe cuando va a morir. También dice que si el viejo mata al joven, el yo viejo desaparecerá y su existencia se desvanecerá, no habrá existido. No sé si contarán el resultado de sus actos. Por si fuera poco ambos yoes son unos asesinos, si bien el viejo es más peligroso al tener más experiencia, también más experiencia criminal. No se puede negar que el planteamiento es interesante. Imaginemos encontrarnos con nosotros mismos unos años antes o unos años después. ¿Cómo nos veríamos? Giovanni Papini se lo imaginó en un relato titulado “Dos imágenes en un estanque” del libro “El piloto ciego”, donde el viejo acaba tirando al joven a un pozo. No podía soportar su carácter, no podía soportar su propia presencia, acaso su propia juventud. En la película sin embargo parece que ambos se reconocen y hasta cierto punto se comprenden, sin olvidar que al comienzo el joven pretende matar al viejo, es verdad que sin quererlo.

Si este proceso de autorreferencia se produce una vez, es posible que se pueda producir otras veces y que simultáneamente puedan aparecer varios yoes por lo que siguiendo la lógica anterior, en lugar de una reunión de viejos amigos, se puede convertir en algo parecido al duelo del OK Corral.

Además estos procesos son liosos de pensar y más todavía de orientarnos en nuestro pensamiento porque cuando creemos que tenemos la idea agarrada por la solapa, se nos escapa y al volver a ese punto de razonamiento ya se ha marchado. Es necesario anclar la secuencia a un dato a partir del que ir hacia delante y atrás. Quiero decir que me marea el andar corrigiendo posiciones para poder entender el desenlace. Algo parecido me pasó en la película Origen, donde al final me acabó dando igual el espacio-tiempo en el que se encontrasen, con tal de que aquello acabara de alguna manera. Esta no llega a ese punto de mareo.

Son cosas al estilo “Todos los cretenses son mentirosos” dicho por Epiménides que era cretense. Que no hay forma de resolverlo.

A pesar de los líos de la cabeza, se me hizo corta, lo cual dice casi todo lo que se puede decir.


3 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Casi prefiero 'Tadeo Jones'.

Un abrazo.

Wunderkammer dijo...

Yo pasé un buen rato... como un revival de una cierta sensación "Terminator". Recomendable, pues.

Jen Salvadó dijo...

Si te recomiendo un libro, sólo con con nombrarlo estaré incurriendo en un spoiler como la copa de un pino. Así que te pregunto, ¿qué sabes de la obra de Chuck Palahniuk? Igual después me animo y te lo canto.

Me has despertado la curiosidad, ahora veré la película.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...