miércoles, 26 de diciembre de 2012

Tectónica de Placas




Hace cien años que surgió la teoría de la deriva continental que intuía que los continentes estaban en movimiento. Se sabía que un continente era una cosa muy grande y dado su tamaño se asumía que era inamovible, hasta que llegó Alfred Wegener y en 1912 dijo que de ninguna manera, que independientemente de su tamaño los continentes se movían, es cierto que muy lentamente. Los geólogos de la época consideraron que un meteorólogo, Wegener lo era,  no debía meterse en camisa de once varas y lo descuartizaron, metafóricamente hablando. 

Cuando la técnica se refinó y aparecieron avances como el radar se pudo comprobar no solo que los continente se movían si no que era posible predecir donde podrían ser localizados en los próximos milenios. En las zonas donde se producen fricciones suelen aparecer terremotos y otras inestabilidades.

*******

Cintia, es una emigrante nicaragüense y reside en Los Ángeles.  Hacía un año que se había separado de su marido estadounidense, tenían dos hijos. Estaba sentada en la cocina escuchando la radio que decía que la pasada noche se había producido un seísmo de 5.2 grados en la escala de Richter y que era previsible que durante la próximas horas se repitieran los temblores. Aunque la previsión no era catastrófica, se recomendaban no salir a la calle en los sitios con edificios altos por el peligro de desprendimiento, especialmente en los barrios antiguos. A Cintia no pareció preocuparle especialmente lo que pudiera ocurrir en la calle. No tenía previsto salir aquella noche. Además por el hecho de venir de una tierra plagada de volcanes estaba acostumbrada a los movimientos de tierra acompañados de humo y de alarmas en la población.

Unos minutos más tarde, llamaba a la puerta de su casa un cartero de una de las empresas de correos que gestiona el servicio postal en Los Ángeles. Cintia llevaba esperando esa carta mucho tiempo. Firmó el justificante que le tendió el hombre y cerró la puerta. Como pudo abrió la carta rasgando la solapa. Tal como esperaba era del juzgado que estaba tramitando el asunto de la separación y le notificaba que la custodia de los hijos le habían sido concedida a su ex pareja, por lo que de ahora en adelante el régimen de visitas era el que venía adjunto en la siguiente hoja.

Posteriormente volvió a sentarse en la silla y con la cabeza entre las manos comenzó a sollozar. Por la radio seguían dando consejos sobre las precauciones que era necesario seguir a la hora de salir a la calle, con especial atención al paso por debajo de cornisas y voladizos en mal estado.

La teoría de deriva continental dio origen a otra que la englobaba y que se dio en llamar tectónica de placas y que explicaba los movimientos a los que estaba sometido ciudades como Los Ángeles.

9 comentarios:

silvo dijo...

Wegener un incomprendido como todos los adelantados a su época y Cintia me temo que con terremoto exterior e interios, saludos

Rafa Hernández dijo...

Que los continentes se muevan o dejen de mover, yo creo que a Cintia, en ese momento era lo que menos le preocupaba, ya que para ella tenía otro problema más gordo.

Un abrazo jaal.

Oz dijo...

Excelente post amigo, muy interesante y ameno de leer como tu Blog.
Felicitaciones y un gran saludo de Oz desde:
http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

Mirella S. dijo...

Muy interesante conocer esa teoría y también la historia de Cintia, en la que se le movió enterito el continente de los afectos.
¡Abrazos Jaal!

Verónica dijo...

Por regla general, personajes tan inteligentes tarde se descubre que lo son.
Pobre Cintia, sin duda aquello sería infinitamente peor que el terremoto.
Un cordial saludo

M. dijo...

Ummm... Qué aparentemente simple y qué denso... Me gusta mucho.

Me quedo, por supuesto.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Es curioso como somos los humanos. Se nos cae el mundo encima de forma física o por acontecimientos que nos derrumban psíquicamente... Aunque tú lo expones mejor que yo en este texto.
Un abrazo a salvo de temblores sísmicos.

Eastriver dijo...

Todo lo que ocurre en el macro, ocurre también en nuestro microcosmos. Lo llamemos como lo llamemos.

Realmente bueno.

Eastriver dijo...

Todo lo que ocurre en el macro, ocurre también en nuestro microcosmos. Lo llamemos como lo llamemos.

Realmente bueno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...