lunes, 11 de febrero de 2013

Del arte y los deshechos




Todos los días estaba en su puesto de trabajo a las seis de la mañana. Llegaba a una especie de almacén donde en su interior se guardaban los carros de limpiar las calles. El suyo era el número tres. Normalmente el recinto era poco dado a la presencia de personas, no estaba sucio, pero no era habitable. Unos sofás viejos en una esquina indicaban la presencia circunstancial de personas. Anselmo era barrendero. También tenía un problema, grave problema, era muy creativo.

Pero de su creatividad se dio cuenta cuando tras años de vivir de mala manera había logrado por fin un trabajo. Y mientras recorría las calles arriba y abajo escoba en ristre dejaba ir su imaginación sobre las cosas que veía. Las asociaba y encontraba un sentido.

Salía con el carro a las seis y cuarto, exactamente a esa hora había un chaval esperando el autobús, todas la mañanas. Ambos se miraban y se hacían un ligero saludo con la mano. Era el banderazo de salida del nuevo día, ocho horas por delante. Si el carro se llenaba, debía volver al almacén, desocupar y volver a la calle, como el actor que sale al segundo o al tercer acto. No había bises.

De las primeras cosas que se tenía que encargar era de vaciar las papeleras. Bueno, realmente era un trabajo sincronizado, hacer el suelo y papeleras. A una hora de la mañana pasaba el camión cisterna a echar un poco de agua a presión para reblandecer la costra de las aceras y del asfalto. Estaba convencido de que el suyo era un trabajo de texturas.

Comenzó fijando su atención en las mondas de naranjas, la corteza de los panes a medio comer, en los yogures y el color de sus envases. Había muchos, de muy diversos colores. A veces hacía pequeñas composiciones sobre el suelo de las aceras. Le llevaba su tiempo la disposición de los materiales, la proporción de los volúmenes, esas cosas.

Solía imaginar instalaciones de grandes proporciones donde amontonar materiales mezclándolos de los cubos. Botellas con cartones, plásticos con las sobras de la merienda. Mezclaba lo separado en los contenedores.

La gran noche, llegó con la fiesta del barrio. Cada año se organiza una feria, con las atracciones que suele haber en las ferias y el Sábado por la noche la municipalidad organiza un concierto al que asisten gran cantidad de personas de todas las edades portando objetos susceptibles de convertirse en basura, en arte. Anselmo debía comenzar su jornada a la hora habitual, pero ese día llegó una hora antes para hacer acopio de materiales. Había acertado de pleno. Se encontró una pradera llena con todo tipo de objetos orgánicos, inorgánicos con miles de botellas y bolsas. 

Planteó la composición alrededor de unos cuerpos humanos vencidos por el cansancio y el alcohol, junto a los que apiló un montón de envases de cristal en perfecta asimetría con los árboles adyacentes y papeles grasientos y resto de bocadillos en disposición aleatoriamente sostenida. Había humedades variadas y una pared larga que se extendía durante bastantes metros. Era una obra maestra!!.

Creó una estructura orgánica, compuesta por elementos perecederos y aún vivos. La policía que pasó por allí y que no entendía de proporciones ni de texturas, preguntó por el artista y ante la sorpresa de Anselmo, fue llevado a comisaría a tomar declaración por un delito contra la sanidad pública. Y fue expulsado de su puesto de trabajo. Para no caer en el desánimo, comenzó a pensar en el tiempo que le quedaba libre, que era todo, y en cómo utilizarlo, de tal modo que fuera una entidad susceptible de ser moldeada y esculpida a su antojo como material inorgánico. Después de todo no se olvidaba de que el tiempo es la materia de la que estamos hechos las personas.


28 comentarios:

silvo dijo...

No entienden de creatividad, incomprendido artista pero hombre de inquietudes,saludos

Patzy dijo...

Todo es una cuestión de actitud...hasta en las tareas más insalubres una mente creativa puede encontrar el espacio para su expresión. Tampoco allí es comprendido! Abrazooo, Jaal.

Mairló (la chica que comía margaritas) dijo...

Incluso entre la basura puede germinar la maravilla, la chispa mágica que lo cambia todo, la creatividad pone su semilla en aquellos ojos que saben contemplar el mundo sin barreras, sin límites y desde todas las perspectivas..(eso sí, por un momento he temido un final de lo más trágico! :)

"Después de todo no se olvidaba de que el tiempo es la materia de la que estamos hechos las personas."

Me ha encantado ésta última frase, Jaal! :)

Un besito

emejota dijo...

Pero qué bien comprendo a ese Anselmo, ahhh si mis manos hablaran, pero no les dejo, no, aunque bien pensado, tampoco tengo oficio, los loqueríos andan en crisis y cerrados, solo abren sus puertas los de pago.... ,bien, acabo de descubrir que no tengo problema y puedo seguir como tu Anselmo, ... de aquella manera. Bsss.

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,jaal!!

Q paradójico es todo,recogió la basura y creo algo con vida y belleza.Y le penalizaron por darle sentido a los deshechos q otros habían dejado.

Un texto perfecto,me ha fascinado.
Muchísimos besitos,jaal.

Rafa Hernández dijo...

Bueno aunque no lo entiendan demasiado el que siga en sus treces, porque talento tiene, aunque algunos opinen lo contrario.

Un abrazo.

Fiaris dijo...

Que pena verdad?
el arte siempre es digno.
abrazo

Francisco Espada dijo...

Conozco algunas personas que son verdaderos artistas del reciclaje con una creatividad admirable.

Saludos

Nieves dijo...

El arte y la incomprendida van cogido de la mano pero he de confesar que este Anselmo fue arriesgado con su obra... Las estructuras orgánicas con elementos orgánicos y aún vivos suena un poco raro eh... jejeje

He visto cosas geniales hechas con lo que muchos llaman basura. Eso es arte!!

Besos :)

Stefanía dijo...

El arte esta donde uno quiera...

Saludos Jaal.

Amando García Nuño dijo...

Pedazo de artista... Mañana, cuando me cruce con el barrendero de mi barrio, le preguntaré por si se moldea bien el tiempo. Ya sabes, soy el chico que espera el autobús a las seis y cuarto.
Muy bueno, un abrazo.

Noelplebeyo dijo...

el arte es crear

da igual como y que

Andrés de Andrés dijo...

No olvidemos que el arte ha sido pasado por las hogueras de la inquisición y de la ignorancia según qué épocas. Se teme lo que no se vé, se odia lo que no se entiende.

la quiltra dijo...

muy interesante tu blog... te seguire leyendo.

en verdad lo único que tenemos es el tiempo...¿tendremos la inteligencia para saber utilizarlo?

Mirella S. dijo...

Ser creativo es saber encontrar respuestas diferentes a lo habitual, a la realidad que nos rodea.
Jaal fuiste muy creativo en la creación de Anselmo.
Un abrazo.

María Eva Ruiz dijo...

Un texto que engancha Jaal. Me ha gustado lo de texturizar las aceras. Es bueno ver arte donde otros ven basura, y hay mucho arte que es basura... Una interesante reflexión sobre el arte, la creatividad y lo que no lo es. Todo depende de quiénes lo miran...

Un abrazo muy grande,

Eva.

pluvisca dijo...

Vaya, tu relato me ha emocionado mucho..no sabría decirte que resorte ha tocado pero he sentido eso que sube por la garganta y que aflora el manantial de los ojos...

La creatividad y la singularidad son tesoros

:)

ReltiH dijo...

... UN RELATO MUY CREATIVO, REFLEXIVO Y HASTA TRISTE. UN PLACER VISITAR SU ESPACIO.
UN ABRAZO

Aristos Veyrud dijo...

"La sociedad a veces prefiere perdonar a un criminal, pero no a un soñador" O. Wilde
Abrazos!!!

TORO SALVAJE dijo...

Buen relato.
Un artista de los pies a la cabeza.
Todo mi ánimo para él.

Saludos.

P dijo...

Gracias por tu visita y te la devuelvo y me quedo también. Es complicado entender el arte, y este relato me ha recordado al libro "El perfume", con sus diferencias claro, pero arte al fin y al cabo no?. Un abrazo muy fuerte¡¡

Ginebra dijo...

La vida en sí es una verdadera obra de arte, es triste que al fin todo quede en frivolidades...
Palabras que incitan a la reflexión, intensas y puras...
Un placer,
Muacks!;-)

andrea dijo...

Vaya... pobre Anselmo, qué incomprendido! Pero así empezó Van Gogh! ;)
Muy bueno, ya ves que yo también he venido para quedarme :-)
Un saludo!

Jen Salvadó dijo...

Me recordó a un pasaje de Tombuctú, de Paul Auster y a las obras de arte para perros que allí se describen.

¿Nosotros moldeamos el tiempo o es el tiempo quién nos moldea?

Un abrazo J

auroraines dijo...

Buen intento, se propuso un cambio. Que pueda desarrollarlo...
Saludos

Uno dijo...

Tu rieté pero yo me siento muy identificado con Anselmo. Espero contar contigo para que lo expliques en la comisaría si me veo en una de esas.

Un saludo

Lichazul dijo...

cuantos Anselmos transitan por nuestro lado, y nosotros solo vemos un engranaje en la maquinaria de ornato y aseo, triste realidad para muchos , cero consciencia para quienes nos devoramos el mundo

saludos

Gavrí Akhenazi dijo...

Si el personaje viviera en Benarés, sería un genio de la cultura y saldría por Discovery Channel.

Lehitraot

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...