domingo, 25 de noviembre de 2012

Aún cantan los gallos ...Ezra Pound



Medinaceli  es un pueblo de la provincia de Soria cuyo nombre quiere decir “la ciudad del cielo”. He paseado muchas veces por sus calles que remiten a época medieval y menos a los romanos. Pero eso con ser importante siempre me ha dado un poco igual. Conozco sus calles, como se pueden conocer las calles donde uno vive por que las conozco desde pequeño. Sus casas palaciegas, calles empedradas, el silencio.

Ha cambiado mucho desde las primeras veces que vine, pese a que conserva las mismas dimensiones. Recuerdo que hace algunos, bastantes, años, la construcción mejor conservada era el arco romano que data del siglo I. El resto de construcciones había sido maltratado por el tiempo y por los hombres. Ahora está mejor, no hay edificios derruidos y las hiedras no campan por sus interiores.

Paseando por sus calles  me llamó la atención algo parecido a un monumento en un cruce de calles. También pudiera ser una plaza. Se trata de una piedra caliza sin labrar, en bruto, donde está colocada una placa metálica y con clara tendencia al óxido que dice “Aún cantan los gallos al amanecer en Medinaceli”, cita de un poema de Ezra Pound. No soy seguidor de la poesía de Pound, a lo mejor si, a lo mejor lo que ocurre es que no entiendo ni papa. También tengo claro que Pound es poeta de esos que se llama malditos por estar su mente sometida a transtornos variados y por haber estado internado más de diez años en un manicomio. Pudo elegir en un momento de su vida eso o la pena de muerte. Eligió muerte o sea manicomio.Se le recuerda por sus “Cantos”, por el modernismo y por estar adscrito al fascisto del que fue devoto seguidor. A Pound lo veo más como alguien difícil y remoto. Es más la sorpresa al encontrar el monumento en un sitio conocido y tomado por propio, como si de repente todos fuéramos un poco crípticos o estuviéramos algo trastornados.

El sentido del monumento es que Pound durmió en el pueblo una noche de 1906 mientras recorría el Camino del Cid rumbo a Berlanga de Duero. Un amigo se enteró de su muerte y se le ocurrió la idea de promover un monumento. Y desde el día de San Isidro de 1973, el momumento se encuentra en ese enclave. Es decir que en lo que a mí respecta, siempre ha estado allí. Pound falleció el 2 de Noviembre de 1972.

4 comentarios:

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,jaal!!

Una historia curiosa y muy amena.

Así son las cosas,murió antes de que su genio fuera reconocido por su valor,aun estando trastornado.
Muchos beso.Feliz domingo.

Juan Ignacio dijo...

Bonito recuerdo.

Un abrazo.

alp dijo...

Pues no lo conocia...un abrazo desde Murcia...

Rafa Hernández dijo...

Interesante historia, aunque el personaje desde luego tuvo una vida muy poco envidiable. Bueno los monumentos sirven para eso, para recordarlos, o al menos conocerlos de oídas a aquellos a los que desconocemos.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...