miércoles, 28 de noviembre de 2012

La siesta y esos pelos





Echar la siesta tiene connotaciones placenteras. Debe hacerse después de comer poco o mucho y el tiempo debe ser el estimado por el ejercitante. Hay quien practica con orinal o sin él. Una de las peculiaridades de una siesta es la cara y el pelo que se queda. Si uno se despierta y sale a la calle puede encontrarse con los pelos como el que tiene el señor de la fotografía, signo inequívoco de dormir con tiento y a conciencia por ambos costados. No deja de ser una imagen simétrica.

Normalmente después de una siesta los pelos laterales de la cabeza, si se tienen convenientemente largos aparecen fuera de cauce. No pasa lo mismo con los pelos delanteros que suelen aparecer poco más o menos como los dejamos. Los pelos traseros pueden presentar asimetrías considerables de los que no voy a enseñar imagen pero que pueden ser fácilmente imaginables.

Dicen que las peores pesadillas se tienen en las siestas, no así los mejores sueños. Supongo que la digestión tendrá algo que ver con la aparición de los malos pensamientos. De esta forma se puede inferir que el señor de la foto a dormido por ambos costados y que a resultas de una pesadilla se ha levantado en estado pesaroso. La mirada torva y la barba poblada le dan un aspecto satánico solo a juego con la camiseta, que no está comprada en una tienda especializada en ropa interior. A lo mejor tiene deudas.

El señor que aparece a la izquierda bien podría ser el guardián de sus sueños o incluso la pesadilla del durmiente hecha realidad. Pudiera ser que el señor de las gafas fuera un acreedor buscando un incauto a quien cargar una hipoteca, ahora que estamos en tiempos de embargos y de golferío aunque el señor de la derecha no creo que se haya planteado pagar nada a estas horas de la tarde.

El señor con pelo amochuelado pudiera ser un escritor y el de la derecha un personaje de una novela de gansters  aunque me extraña porque Cela, que yo sepa, no escribió novelas de gánsters.

* - La fotografía la encontré en Mitografías



2 comentarios:

Uno dijo...

La siesta tan denostada. Ahora están descubriendo en el extranjero sus beneficios. Seguro que algún guiri escribe un libro sobre ello y nos lo vende.
Yo no puedo permitirmela. snif.

un saludo

Rafa Hernández dijo...

Muy bueno amigo; me he reído con cojones. Joder que pelos se le han quedado al menda. Es cierto la siesta es algo fenomenal, aunque yo no puedo decir lo mismo ya que aunque me la eche no hay forma humana ni divina que me permita dormir ni cinco minutos, así que hace tiempo que ya dejé de probar echar la tradicional y típica siesta española. Bueno yo dormir duerme fatal hasta por las noches. Pero sí hay gente que se echa unas siestas de campeonato, algunos hasta con pijama, orinal y Padre Nuestro incluido.

Un abrazo jaal.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...